viernes 15 de diciembre del 2017

Notice: Undefined offset: 8 in /home5/lafabric/public_html/wp-content/themes/lafabrica2014/page.php on line 14

Notice: Undefined offset: 8 in /home5/lafabric/public_html/wp-content/themes/lafabrica2014/page.php on line 14
Seguridad

Desde mediados de la década del 90, la seguridad se constituye como una de las preocupaciones centrales de los argentinos, entre quienes los porteños estamos incluidos.

La expansión y complejziación de ciertas dinámicas delictivas y violentas que hoy tienen lugar en la Ciudad de Buenos Aires, guardan una estrecha relación con los procesos de desigualdad social -que se exacerban en las grandes urbes- y, con la fuerte incapacidad – cuando no complicidad delictiva- de las agencias policiales para prevenir y conjurar el delito.

En el mapa delictual de la Ciudad de Buenos Aires conviven índices delictivos propios de ciudades del 1º mundo -como las tasas de homicidios- con prácticas de crimen organizado que comienzan a afincarse en el territorio, como el tráfico de drogas y la trata de personas.

La inseguridad es un problema que aqueja a la ciudadanía en su conjunto, pero que afecta más fuertemente a las poblaciones más vulneradas por las desigualdades sociales, que a su vez, son estigmatizadas por la comunidad y el Estado.

En la actualidad, en el territorio de la Ciudad coexisten dos modelos de intervención en politicas de seguridad. El Ministerio de Seguridad de la Nación, por un lado, está impulsando -a través de las fuerzas de seguridad federales desplegadas en la Ciudad-un modelo centrado en el control político de las fuerzas, la participación de la comunidad y el fortalecimiento de las capacidades no represivas y de proximidad con la ciudadanía del personal de dichas instituciones de seguridad.

Por su parte, el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, cuya polìtica tiene como eje central la consolidación en la “conducción” de la Policía Metropolitana, aún sigue anclado en un viejo paradigma de políticas de seguridad que poco atienden a las demandas y los derechos de los ciudadanos. En adelante, analizaremos cómo conviven ambos paradigmas en el distrito, y aportaremos debates que inviten a dejar atrás las anacrónicas políticas en materia de seguridad, para construir una política de seguridad para toda la comunidad.

 

 

Menu