jueves 14 de diciembre del 2017
Política e Instituciones
Articulos destacados

Artículos Destacados

logos_experiencia_0011_tiempo argentino
ELECCIONES

“Al macrismo hay que ganarle políticamente”

Por POLITICA
15-04-2015

Publicado en Tiempo Argentino, el 5 de abril de 2015

Aconseja no minimizar el acuerdo PRO-UCR. “La derecha también puede convertirse en mayorías”, advierte.

Martin Piqué

El ministro de Trabajo y precandidato a primer legislador llega caminando por la calle Ministro Brin. Lo siguen tres o cuatro personas. Carlos Tomada mueve la cabeza, saluda, sonríe y observa la escena que conforman los vecinos del barrio de La Boca que –envueltos en los colores azul y oro– festejan los 110 años del club de la Ribera. Acompañados por un equipo de sonido y una mesa desplegada en uno de los rincones de la plaza Solís, los hinchas protestan contra las políticas elitistas y de discriminación a los socios sin poder adquisitivo que le adjudican al actual presidente del club, el macrista Daniel Angelici. “Boca no puede estar ajeno y distante de todo aquello que tenga que ver con el compromiso social. Por su historia, por su raigambre. Boca es pueblo”, dice Tomada cuando le pasan el micrófono. A su alrededor, detrás de los muchachos que deambulan con sus remeras de Boca, se ven los conventillos y las clásicas fachadas de chapa, madera y material. Las carencias de la zona, con la villa Lamadrid a una cuadra y la desembocadura de Riachuelo a 200 metros, saltan a la vista.

La visita del viernes 3 de abril, el feriado del Viernes Santo, al desolado parque público en el que se fundó el Club Boca Juniors en el año 1905, forma parte de una agenda atípica para un ministro en funciones. Pero Tomada está en campaña. Y por eso desdobla su actividad como responsable de la cartera laboral y primer candidato de la boleta azul del Frente para la Victoria identificada con el número 707 y el eslogan ‘Podemos vivir mejor’. Por su doble condición de funcionario y al mismo tiempo competidor en la próxima elección porteña, Tomada tuvo una semana, valga la ironía, atestada de trabajo. El miércoles recibió a Tiempo en su despacho del piso 18 del ministerio, sobre la Avenida Leandro N. Alem. “Al macrismo no hay que observarlo y analizarlo. Al macrismo hay que ganarle políticamente”, exhortó durante la entrevista.

Sentado en la sala de conferencias de su oficina, el ministro de Trabajo dedicó un largo rato a analizar el panorama electoral y las perspectivas del FPV en la Ciudad. “Yo me siento absoluta y orgullosamente porteño”, comentó como si quisiera evitar confusiones y aclarar los tantos. Tomada no tardó en referirse a la confluencia del PRO y el radicalismo, una nueva alianza dominada por la derecha. Convocó a los sectores progresistas de la Ciudad a “no confundirse” con ese acercamiento, ni a minimizarlo. “La derecha ha decidido poner a uno de los suyos al frente de un proyecto político que ya tiene algunas bases territoriales. Y ha logrado el apoyo de un partido, por el cual yo tengo respeto, con una tradición de representación popular. Esto es algo a lo que debemos prestarle atención”, deslizó.

–La campaña comenzó cuando era reciente la conmoción generada por la muerte del fiscal Nisman. ¿Cómo ve ahora el escenario político para el FPV en la Ciudad?

–En realidad ya había pasado el primer impacto y estaba muy claro que el primero en pedir justicia era el propio gobierno. Lo que nosotros planteamos es Memoria, Verdad y Justicia también en este caso. Aunque se van a encargar de tratar de mantener el tema lo más arriba posible. Es parte de una campaña que se va a mantener durante todo este año.

–Máximo Kirchner relacionó lo que sucedió en la Argentina con el hostigamiento al gobierno de Dilma Rousseff.

–Hay un diseño de acción política de los sectores que se oponen a la línea política, económica y social que lleva este gobierno. Sobre todo no soportan la dirección de las políticas y la cantidad de tiempo que lleva este proyecto. Temen que esto se prolongue en el tiempo. Por eso recurren a acciones cada vez más locas y desesperadas.

–¿Por ejemplo?

–Primero quisieron hacer volar el país a fines de año. Hubo senadores de la República que decían: “Ojalá la situación económica del país se deteriore para que le vaya mal al gobierno.”

–¿Lo dice por Ernesto Sanz? ¿Lo imaginaba como compañero de fórmula de Macri?

–Sí, Sanz. Pero parece que Macri ya le echó flit. Pero que se arreglen ellos. Mientras nosotros teníamos ese maravilloso Foro por la Emancipación y la Igualdad en el Teatro Cervantes, en el teatro municipal de Gualeguaychú se reunía un partido de larga tradición nacional y popular, la UCR, para entregarse a la derecha más explícita que ha tenido nunca este país. No minimicemos estos hechos. Este no es un acuerdito de los tantos.

–Algunos creen que es positivo para la democracia que haya un partido de centroderecha competitivo. Esos sectores antes se expresaban con golpes de Estado.

–Estoy de acuerdo que es bueno que haya una derecha competitiva que no recurra a los golpes militares. Pero no nos engañemos. Esto es algo a lo que debemos prestarle atención. No se lo debe confundir con la Alianza ni con la Unión Democrática: esto representa el ascenso de alguien a quien tenemos que ganarle. Y tenemos primero una confrontación acá en la Ciudad, donde confrontarán dos proyectos políticos.

–Este es el distrito en el que mejor le va al macrismo…

–Por eso está bueno. Y yo estoy muy entusiasmado. Estoy seguro que nos va a ir bien. Tenemos un gran candidato en Mariano Recalde, un hombre joven, que ha hecho una gestión exitosa y que expresa claramente la propuesta política del kirchnerismo. Además, el FPV expresa la capacidad de incluir diversidad, de construir con el peronismo, con las tradiciones culturales del socialismo, las izquierdas, los movimientos sociales, el movimiento obrero.

–Identifica al PRO como la derecha pero algunas medidas de la gestión parecen más de una agenda progresista light urbana.

–Perdón, empiezo por no compartir y hago una aclaración. Una pregunta. ¿Quién dijo que la derecha es fea, sucia y mala? ¿Cuál es la idea? ¿Que cuando la derecha gobierna sale a pegarle a la gente? Esos son los gobiernos militares…

–Bueno, pero también se desaloja gente de casas tomadas y se las expulsa a otros lugares.

–Sí, claro, pero el PRO no hace sólo eso. Conceptualmente, la derecha está más cerca de tomar esas medidas que otro tipo de gobierno. Cuando tiene que optar, opta por decisiones como sacar a los del Borda a palos, hacer lo de la UCEP (Unidad de Control del Espacio Público), poner escuchas telefónicas. Ya que estamos aceptando como algo positivo la certeza de que va a haber una expresión de derecha que juegue dentro de la democracia, también aceptemos que la derecha también gana elecciones. Y si gana elecciones también quiere decir que la derecha puede convertirse en mayorías. Contra ellos es la disputa. ¿Y qué es lo que está en juego? Basta con agarrar el Presupuesto de la Ciudad. ¿Cuál es la diferencia entre un Presupuesto hecho por Macri y uno hecho por nosotros? Las prioridades. El día que nosotros hagamos el Presupuesto de la Ciudad va a tener otras prioridades: educación, vivienda y salud. Nosotros no queremos partidas presupuestarias vinculadas con lo social que se subejecuten. Y partidas presupuestarias vinculadas con la prestación de servicios –o sea, con los negocios– que se sobreejecutan. «

Tres proyectos para la ciudad

Tomada se imagina después del 10 de diciembre, ya como legislador electo. Tiene tres proyectos para impulsar apenas asuma: el combate al trabajo no registrado en la Ciudad, la planificación estratégica para el sur (cree que el traslado de la sede del gobierno “es parcial y bastante inconexo”) y promover una investigación sobre los criterios con que se aplican las reducciones y deducciones del impuesto a los bienes personales, que recauda la ciudad. No le gusta “cómo se trata el tema de la basura” y, cuando se le pregunta por la relación entre Macri y Moyano, advierte como un hecho extraño que el control de la recolección de residuos permanezca en manos del sector privado. Dice que el último paro “fue importante pero no general”. Recuerda que el gobierno exceptuó del pago de Ganancias a un millón y medio de trabajadores hace un año y medio. Y no descarta “que se puedan revisar” las “distorsiones que se han ido produciendo” con el impuesto. “Este gobierno siempre toma las decisiones privilegiando a los trabajadores. Eso volverá a ocurrir”, subraya.

Menu