viernes 15 de diciembre del 2017
Política

El tiempo transcurrido entre su autonomía como distrito fruto de la reforma constitucional de 1994, y las diferentes transformaciones y sucesos político-institucionales que fueron marcando su agenda política hasta la actualidad-desde la destitución de un jefe de gobierno hasta la creación y elección de las Comunas- hablan a las claras de la posibilidad de hablar de una “política porteña” propiamente dicha. A nivel de política territorial, partidaria e institucional, es posible distinguir ya un lenguaje político propio de nuestra Ciudad , que recorre a la militancia en sus diferentes expresiones.

Sin embargo, y a pesar de esto, nuestra Ciudad, por su peso económico y electoral, y en tanto “puerta de entrada” a la Argentina y caja de resonancia política de los conflictos nacionales, se encuentra atravesada, como quizás ningún otro distrito, por las implicancias de la vida política nacional.

Por esto, hacer política en la Ciudad de Buenos Aires implica, de alguna manera, un desafío doble, una militancia compartida. Debemos, por un lado, incrementar nuestro participación y experiencia en el distrito y sus problemáticas propias, profundizando nuestro conocimiento sobre el funcionamiento de sus diferentes ámbitos ( La Legislatura, las Comunas, entre otros). Por el otro, no perder la sintonía ni la conexión con los sucesos políticos nacionales, que marcarán muy fuertemente nuestra agenda política cotidiana y nuestros debates públicos.

Tarea no menor, que solo puede llevarse a cabo contando con todas las herramientas posibles en términos analíticos y prácticos. Dotar a la militancia de dichas herramientas es parte de nuestra tarea.

 

Menu