martes 12 de diciembre del 2017
Hábitat
Articulos destacados

Artículos Destacados

medioambiente
DIAGNÓSTICO

Diagnóstico Medio Ambiente

Por La Fábrica Porteña
09-04-2015

Problemas específicos

 

Colapso de los rellenos sanitarios

 

“Reducimos la cantidad de basura enterrada un 40%”. Mauricio Macri

 

La gestión de los residuos domiciliarios es uno de los servicios más problemáticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. A pesar de los contratos multimillonarios y del inminente colapso del relleno sanitario el papel del GCBA no ha resuelto la cuestión. La CABA genera aproximadamente el 12% de los residuos domiciliarios de la República Argentina. A su vez, tiene la producción per cápita más importante de desechos del país. En el año 2005, se sancionó la Ley de Basura Cero que tiene como principios la reducción progresiva de la disposición final de los residuos sólidos urbanos, con plazos y metas concretas, por medio de la adopción de un conjunto de medidas orientadas a desincentivar la generación de residuos, la separación selectiva, la recuperación y el reciclado. El GCBA viola sistemáticamente esta Ley ya que la cantidad de residuos dispuestos por la CABA en lugar de disminuir, aumentó. En 2004 se enterraron 1.49 millones de toneladas y en 2013 1,52. Este crecimiento implica un 2% de residuos enterrados cuando la Ley indica que se debería disponer un 50% menos que en 2004. Esta falta de planificación produjo entre otras cosas, el colapso de los rellenos sanitarios. Al inicio de la gestión macrista había tres lugares habilitados en el Gran Buenos Aires: dos cerraron por saturación, mientras que el restante cuenta con vida útil hasta el 2016.

 

Año ORDENADO POR LEY BASURA CERO REALIDAD
  Toneladas Diferencia con 2004 Toneladas Diferencia con 2004 Diferencia entre cantidad dispuestas y metas
2004 1.492.867 - 1.492.867 - -
2010 1.045.007 30% menos que en 2004 2.086.741 39,78% más 181% más
2012 746.434 50% menos que en 2004 2.131.078 2,12% más 188% más
2017 447.860 70% menos que en 2004 - - -

 

Ciudad colonizada por los residuos

 

“Mantener la Ciudad limpia es PRO”. Mauricio Macri

 

Según la ONG Defendamos Buenos Aires, en la Ciudad hay más de 100 montañas de residuos de distinta especie. Al asumir, Macri tomó la decisión de quitar los contenedores naranjas que la gestión de Telerman había distribuido en el 30% del territorio. Desde entonces ha improvisado con distintos tipos de contenedores y sistemas de recolección que solo han producido un enorme gasto para el erario público, cuantiosas ganancias para las empresas, desinformación en los vecinos y sobre todo, una Ciudad sucia. Actualmente, falta 1 de cada 3 contenedores negros para basura orgánica. Desde 2007, los funcionarios incumplieron todas las promesas. Todavía falta mucho para alcanzar los 23.400 contenedores negros que el mismo GCBA ha planeado como necesarios. Las campanas verdes, recipientes de los residuos secos, criticadas por su mal diseño, también están ausentes en la mayoría de las Comunas. Si bien debería haber más de 7 mil, apenas hay 2 mil, por lo que menos del 30% de la Ciudad tiene la infraestructura necesaria para la recolección diferenciada.

Otra razón que explica la suciedad reinante es el escaso apoyo logístico que el GCBA le brinda a las cooperativas de recuperadores urbanos. Héroes sin nombre, generan una enorme externalidad positiva sobre la sociedad ya que colaboran para reducir la cantidad de residuos que se entierran, ahorrándole dinero a la Ciudad y disminuyendo la contaminación, sin embargo, la inversión en infraestructura es muy baja. A pesar que en 2015 se gastarán casi 6 mil millones de pesos en las empresas privadas de recolección, el GCBA destinará apenas 106 millones de pesos en optimizar y mejorar la logística de los Centros Verdes. Esta decisión política condena a las cooperativas a gestionar los residuos de una manera insalubre, y les dificulta sumar valor agregado a los materiales reciclables. A su vez, el GCBA decidió a fines de 2014 transferir el control del servicio de recolección a empresas privadas. Es decir, el contrato más caro de la Ciudad, que consume más de$1 de cada $13 del Tesoro, es auditado por otros empresarios. No solo es una clara decisión en desmedro del poder de control estatal sino que también viola la Constitución local. Este texto indica con claridad que los servicios públicos deben ser controlados por el Ente Regulador, el órgano especializado con representación parlamentaria que garantiza los derechos de los consumidores y los usuarios.

 

Falta de espacios verdes

 

“Estamos íntimamente comprometidos desde el Gobierno en hacer una Ciudad verde, sana, sustentable, donde todos los vecinos podamos tener una mejor calidad de vida”. Mauricio Macri

 

Según la Organización Mundial de la Salud se necesitan entre 10 y 15 metros de espacio verde por persona para vivir en un entorno saludable y asegurar la equidad. El organismo asegura que sin ellos las ciudades se convierten en lugares de exclusión, prohibición, degradación ambiental y esterilidad económica. En la Ciudad de Buenos Aires el déficit es muy grande. Apenas 6 metros cuadrados por habitante y la situación se agrava en algunas zonas. Por ejemplo, las Comunas 3 y 5 tienen menos de medio metro por habitante. Esta situación está relacionada a otra problemática crucial que provoca la muerte de 1,3 millones de personas por año en el mundo: la contaminación de la atmósfera. Los relevamientos indican que el aire de la Ciudad tiene un 50% más de partículas nocivas que lo recomendado por la OMS.

 

Análisis presupuestario

 

A pesar de no resolver la problemática, el GCBA destina millones de pesos en el contrato más caro de la jurisdicción: la recolección de residuos húmedos. Para el 2015 el Presupuesto estima gastar casi 6 mil millones de pesos en trasladar los residuos para su enterramiento. El servicio deficiente y criticado por los vecinos no será controlado por el Ente de la Ciudad sino por empresas privadas que ganaron el concurso en una polémica licitación.

 

  Total Presupuesto Presupuesto recolección privada % sobre el total Presupuesto recolección pública % sobre el total Presupuesto reciclado % sobre el total
2007 9.917.592.767 565.646.465 5,70 18.336.619 0,18 1.996.404 0,02
2008 13.427.992.528 929.074.859 6,92 47.714.363 0,36 30.873.520 0,23
2013 50.898.380.060 3.189.334.443 6,27 142.779.469 0,28 245.222.012 0,48
2014 59.718.924.240 4.023.202.083 6,74 188.033.281 0,31 464.667.211 0,78
2015 85.098.457.511 5.728.380.497 6,73 257.992.396 0,30 651.621.527 0,77

 

Para poner en perspectiva, hay 7 zonas de recolección de húmedos. 6 privadas y una a cargo del Estado. El presupuesto por cuadra para la recolección privada para 2015 es de $255 mil por cuadra. El presupuesto para la recolección estatal es de $99 mil por cuadra. La diferencia es abrumadora, a los porteños la recolección privada les cuesta un 158% más que la estatal. Resulta difícil de entender a qué se debe semejante disparidad.

 

Gestión de la recolección de residuos húmedos Presupuesto Cuadras Costo por cuadra Diferencia
Empresas privadas $5.728.380.497 22.489 $254.719 157,59%
Estado $257.992.396 2.609 $98.885
Total 5.986.372.893,00 25.098  

 

Ambos servicios insumen el 8,3% de todo el Presupuesto del GCBA. En 2007 eran el 5,88% de los gastos; es decir que su participación aumentó un 40%. Si bien el dinero transferido a las cooperativas aumentó, fue solo un 0,50% sobre el total del Presupuesto mientras que el dinero transferido a las empresas privadas aumentó un 1% su participación sobre el total de los gastos, exactamente el doble. A su vez, los fondos destinados a la Dirección General de Reciclado son casi en su totalidad destinados a pagar incentivos laborales a los recuperadores. Muchos recuperadores cobran subsidios por debajo del salario mínimo y el precio de los materiales que comercializan no es protegido por el Estado por lo que su situación es aún más angustiante. Para el año 2015, el Presupuesto estima gastar 651 millones en el reciclado de los cuales solo 80 millones serán destinados a maquinaria y equipo. Esta matriz de gasto impide a las cooperativas generar valor agregado sobre los materiales reciclables, tener independencia del poder político y transformarse en emprendimientos que puedan ser económica y ambientalmente sustentable.

 

postales azules FB3

Menu